Connect with us

Opinión

Un año de anuncios, escándalos, secretarios, viajes, mandados y cero ejecución

Published

on

Por: Joaquín Acosta

Ad portas de terminar el primer año de gobierno del Alcalde de Ibagué, Andres Hurtado, vemos un balance negativo  y poco alentador para la ciudad.

El principio:

Desde el primer día de gobierno el Alcalde de Ibagué, el Ingeniero Andrés Fabián Hurtado, empezó a hacer los anuncios respectivos para la ciudad y que como buen «político» todo se quedó en palabras, pues después de prometer en campaña el ‘musicable’ puso a la ciudad entre la espada y la pared; poniendo casi que a escoger entre los escenarios deportivos o esta obra prometida; además de indicar que las obras de la 42 con quinta en conjunto con el Gobernador serían una realidad, cosa que vemos lejos pero muy lejos de ser cumplida, ya que teniendo los dineros para obras puntuales como lo es la piscina olímpica no lo ha ni siquiera licitado.

A esto sumémosle los innumerables escándalos por presuntos casos de corrupción que han puesto en entre dicho el gobierno de Andrés Hurtado, para la mayoría de los ibaguereños un muy mal gobierno. Sin contar con la  cantidad de veces que estuvimos en la televisión nacional por malos manejos de los dineros de nosotros los que pagamos impuestos, «si nosotros mismos los ibaguereños».

Entre ellos, el más sonado contrato de kits por la vida, quienes 170 muertos recibieron dicha alimentación y que alrededor de 400 millones de pesos presuntamente se perdieron y la Contraloría en su informe indicó que no revisó dicho contrato; sumarle el contrato chaleco del IBAL por $5.470 millones, el contrato de inteligencia artificial por alrededor de 4 mil millones pesos, el contrato de la remodelación del Estadio Manuel Murillo Toro por 3 mil millones de pesos, entre otros tantos.

Si revisamos el tema de Secretarios y Gerentes en su primer año, la alcaldía ha visto desfilar una gran cantidad; entre ellos cuatro en Bienestar Social, dos de Infraestructura, dos de Planeación, dos de cultura, dos administrativos, cuatro Gerentes del IMDRI, gos del IBAL, sin contar los directores, cosa que nos hace ver la falta de liderazgo, planificación y equipo, lo cual quedó reflejado que la alcaldía de Ibagué no se maneja frente a la Plaza de Bolívar, sino desde una mansión en el Cañón del Combeima.

En materia de viajes, el alcalde ha ganado una buena cantidad de millas, ya que ha viajado en varias oportunidades a Medellín y Manizales para aprender sobre la construcción del musicable, cosa bien rara, si el mismo en enero indicó que no había plata para ello. Pero sus viajes no solo han sido de trabajo, recordemos que en plena pandemia se fue a visitar a sus amigos en su municipio de origen donde se tomó unos traguitos para calmar el estrés, pero creería que el más recordado es su visita a la arenosa a llevar razones cual mandadero a los nuevos amigos del altisimo, los Char, cosa curiosa de ese viaje es que se reunión primero con el exalcalde, hoy precandidato a la presidencia, que con su homólogo quien debería recibirlo, pero el mandado debería haber quedado bien hecho o el jalón de orejas por parte del altísimo sería monumental.

Y como vemos esta administración en materia de ejecución nos sacamos cero, y lo más grave de todo es que lo tenía todo para hoy ser la excelencia en pasta, un Plan de Desarrollo aprobado, empréstito por 105 mil millones de pesos aprobado, es decir solo le faltó amor por Ibagué.

Teniendo todo lo anterior mencionado hoy podemos decir que el alcalde en este primer año se rajó y que ya la ciudadanía esta pensando seriamente en su reemplazo y quien quita que esta vez seamos protagonistas y escribamos historia en se la ciudad donde se vivió la primera revocatoria en una capital y quitarnos el lastre de ser la capital donde la corrupción y unos poquitos nos robaron los sueños.

Los invito a todos a que hagamos historia y de paso #SalvemosIbagué.

Continue Reading
A %d blogueros les gusta esto: