Connect with us

Opinión

Derrumbes y más derrumbes. ¿Deberíamos pasar la página del concreto?

Foto del avatar

Published

on

Por: Jonathan Ortiz – Twitter: @JonathanOrtizt

Ante el aumento de la pluviosidad en el país, incrementan los deslizamientos, un factor que se convirtió habitual en nuestro diario vivir, desde siempre las soluciones que brindan las administraciones municipales y departamentales son: remover el deslizamiento con maquinaria amarilla y esperar que nuevamente suceda para regresar al mismo círculo de actuación o ejecutar una obra civil en concreto que “detenga” el deslizamiento, está última le cuesta al municipio, al departamento y a la nación miles de millones de pesos.

¿Estamos destinados a los deslizamientos? ¿Son las anteriormente mencionadas las únicas soluciones viables?

He escrito, esta columna de opinión para dar respuesta a esos interrogantes.

La respuesta es NO, no estamos destinados a los deslizamientos y las dos opciones no son las únicas soluciones, de hecho, no podría considerarse solución porque al hacer un análisis la primera no soluciona nada y la segunda se deteriora y no soluciona el problema de fondo.

Una solución realmente capaz de determinar los agentes causales de los deslizamientos y a partir de allí establecer lo que se debe hacer es la Bioingeniería.

La lluvia y las actividades antrópicas que se ejecutan de manera irracional son factores erosivos, el suelo es un factor pasivo con propiedades físico-químicas que lo hacen resistente o susceptible a los deslizamientos, la vegetación es un factor que modera o hace menos intensa la erosión, si la vegetación desaparece, los procesos erosivos y por ende los deslizamientos se aceleran; esto nos permite concluir que si la vegetación se conserva y las aguas se manejan de manera adecuada, los problemas de deslizamiento se mitigarán.

El problema de los deslizamientos no se soluciona como se ha hecho hasta el momento, no se hace mono disciplinariamente a partir de obras de contención, tampoco se soluciona solicitando más maquinaria amarilla, esto solo refleja la limitada capacidad técnica e intelectual que existe en estas entidades; la solución verdadera de los problemas de deslizamientos se realizan observando cómo se están manejando los suelos, el agua y la vegetación en las partes altas de los taludes que ocasionan dichos deslizamientos, esto se encuentra íntimamente ligado a la manera en la que el agua se maneja y entrega en los taludes bajos, con el objeto de evitar la socavación. El problema no radica en la lluvia, más bien se incrementa en épocas de lluvia. Existe un gran desconocimiento en torno al manejo del agua en las laderas, al suelo y a la vegetación.

La sociedad debe ser educada para que las labores antrópicas que se realizan sobre los suelos no causen inestabilidad, se cometen errores que inducen a la aceleración de los procesos erosivos y con ello los deslizamientos, de allí prima la importancia de capacitar a la sociedad civil; no se enseña a la comunidad a prevenir estos problemas. Pero ¿quién les enseñará?

En manos de ustedes está, darles paso a los grupos multidisciplinarios preparados o seguir contando con los que pone la burocracia.

Periodista del ámbito político administrativo y regional, con experiencia en diferentes medios de comunicación, director de Enfoque TeVe.

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *