Connect with us

Judicial

Se acabó el matrimonio Cortolima – Alcaldía de Ibagué

Published

on

La pelea entre el barretismo y hurtadismo terminó abriendo las brechas entre la entidad ambiental y gobierno local

Las peleas políticas y distanciamiento entre el exgobernador del Tolima, el senador Óscar Barreto y el alcalde de Ibagué Andrés Fabián Hurtado, comienzan a provocar secuelas en las relaciones del gobierno local y las entidades manejadas por el barretismo.

Uno de los casos más evidentes se presenta entre la Corporación Autónoma Regional del Tolima – Cortolima, en cabeza de su directora Olga Lucía Alfonso, barretista triple A y el alcalde de la ciudad Andrés Hurtado, entes territoriales que han venido agudizando sus relaciones después de la barrida barretista al interior de la administración municipal.

Lo anterior supone en lo político, que la orden del senador Óscar Barreto es romper de raíz cualquier tipo de vínculo y trabajo articulado entre la alcaldía y Cortolima, sumando la arremetida que desde la Cámara de Representantes ha venido ejerciendo el congresista Gerardo Yepes, en contra de la administración Hurtado y los barretistas en redes sociales exfuncionarios de la alcaldía, criticando el gobierno local en materia de escenarios deportivos, empleo, vías y seguridad.

Volviendo al caso, las relaciones de Cortolima y la alcaldía comienzan a entrar en crisis tomando como punto de partida las responsabilidades por el famoso arboricidio del parque Centenario, hecho que provocó la muerte de un ciudadano, culpas de parte y parte frente al mantenimiento y permisos ambientales para la tala de las especies, que provocaron polémica en Ibagué.

Del mismo modo, otro de los hechos que llamó poderosamente la atención en el divorcio administrativo entré la autoridad ambiental y la alcaldía, fue la pobre participación de Cortolima en la jornada del Día sin carro y sin moto en Ibagué, al no ubicar el tradicional punto para el seguimiento de emisión de gases de transporte público buses y taxis en la carrera quinta con calle 37; ejercicio que fue apoyado por los centros de diagnóstico automotriz de la ciudad, hechos que han provocado dardos del alcalde Hurtado.

Lo último quedó evidenciado con relación a la viabilidad que debe emitir Cortolima para la alcaldía pueda radicar ante el gobierno nacional el proyecto para el manejo de vestidores y aguas residuales de la ciudad. «Nosotros ya tenemos listo el plan piloto para solucionar el manejo de las aguas residuales de la ciudad, pero de manera extraña Cortolima no ha firmado la viabilidad, nos dijeron que en un mes salían los permisos, han pasado 5 meses y no pasa nada, Manizales y otras ciudades ya lo están haciendo, nosotros nada por las demoras de Cortolima», afirmó el alcalde Andrés Hurtado.

Todo lo anterior demuestra que por culpa de las peleas políticas del barretismo con la administración, se ven afectados los proyectos en materia ambiental para Ibagué, matrimonio de Cortolima y la alcaldía que se terminó como una muerte anunciada.

Continue Reading
Click to comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: